15 de agosto de 2017

La "calle dels Adresadors" recuerda el oficio de aderezar piezas de seda.

La “calle dels Adresadors” es consecuencia de la reordenación que se produjo en la avenida del Barón de Cárcer y se alarga desde esta hasta la calle del Músico Peydró. El nombre del oficio que la rotula era la de aquellos que aderezaban las ropas de seda de quienes podían costearlas acariciándolas en su dorso con una esponja empapada por líquidos especiales. Por estención, se aplicó también a quienes preparaban y daban consistencia a los alzacuellos y piezas que daban realce a la parte superior de las vestimentas de los clérigos y de otros personajes de noble condición.